La excusa contra la malaria

//La excusa contra la malaria

Esta era la «joya de la Corona» y la explotación de sus recursos hizo posible la revolución industrial en el país anglosajón, pero Gran Bretaña tuvo que pagar un precio muy alto. Decenas de nuevas enfermedades diezmaban a invasores, colonos y soldados de piel blanca. La malaria era una de ellas, quizás la peor. Winston Churchill, gran aficionado a empinar el codo, supuestamente dijo una vez, y con razón: «El gin-tonic ha salvado más vidas y cabezas inglesas que todos los médicos del Imperio». Toda una metáfora del globalizado mundo colonial, en el que una bebida genuinamente europea y un brebaje sudamericano se unieron en un país asiático para sostener al Imperio británico. El matrimonio entre la ginebra y la tónica se consumó en el Raj británico del siglo XIX. Las guerras coloniales emprendidas por los británicos durante los siglos XVII y XVIII estuvieron salpicadas de desastres provocados por enfermedades tropicales transmitidas por mosquitos. Tardaron medio siglo en aprender la lección. Desde finales del siglo XVIII hasta mediados del siglo XIX, la Compañía Británica de las Indias Orientales se anexionó a la fuerza grandes áreas de la India. Esta era la «joya de la Corona» y la explotación de sus recursos hizo posible la revolución industrial en el país anglosajón, pero Gran Bretaña tuvo que pagar un precio muy alto. Decenas de nuevas enfermedades diezmaban a invasores, colonos y soldados de piel blanca. La malaria era una de ellas, quizás la peor.
fuente: https://www.bbc.com/mundo/noticias-53408271

2023-07-07T12:30:27-05:00 julio 3rd, 2023|